La Bolsa Mexicana de Valores

Como parte fundamental del portafolio de un inversionista ávido, está la posibilidad de expansión de horizontes. El inversionista emprendedor, no sólo busca establecer sus procederes en un solo rubro, forma de inversión, estilo de inversión o hasta, si quiera, en un solo país. El conocer los mercados nacionales es tan importante como conocer los mercados internacionales, aquellos mercados que influyen en el mercado propio así como aquellos en que el mercado nacional ejerce una fuerza importante de afectación y desarrollo conjunto. Unos de estos mercados, (los más importantes para ciertos rubros) son la economía de los países vecinos; México y Canadá. En este artículo, analizaremos de manera breve el mercado de valores mexicano (La Bolsa Mexicana de Valores) un pequeño repaso histórico, un análisis actual y una visión de lo que le depara el futuro.

Historia breve.

Presidente Porfirio Díaz

A finales del siglo diecinueve, la economía Mexicana se encontraba en uno de sus puntos más críticos. Por un lado, la inversión extranjera se encontraba en auge, emprendedores con inversiones provenientes de todas partes del mundo, principalmente de Francia, España, Reino Unido y Estados Unidos. El entonces presidente de los Estados Unidos Mexicanos, José de la Cruz Porfirio Díaz Mori (Conocido mayormente con la simplificación: Porfirio Díaz) Había abierto muchas vías de crecimiento a la economía mexicana. Muchas de estas vías, basadas en la apertura de ciertas utilidades a la inversión extranjera. Tomando varias de las producciones más fuertes del país como lo son el Petróleo, el oro, la plata, el cobre, el café, la papaya, el aguacate y demás frutas, privatizando ciertos procesos y volviendo públicos otros cuantos, buscaba equilibrar la economía mexicana tan abatida por al menos ciento cincuenta años de guerras (internas y externas) que había afectado en demasía dicha economía nacional , alejando posibles nuevos inversionistas foráneos, relegando y menospreciando a los ya existentes productores nacionales y extranjeros, creando batallas internas dentro de la economía mexicana precisamente entre dichos inversionistas mexicanos y externos.

Al fin, la economía mexicana oscilaba entre un auge de crecimiento impulsado por la presidencia de la república y una carencia consecuencia de la falta de programas sociales que creaban desconfianza en los compradores nacionales hacia productos no mexicanos. Mientras, al mismo tiempo, se preparaba en semilla un par de movimientos liberales (Liderados por los idealistas Ricardo Flores Magón en un inicio y después por el político mexicano Francisco Ignacio Madero González) que buscaban reorganizar las formas de producción, repartición de tierras y generalizaciones de programas sociales que buscaban fomentar ayudas para beneficio de la mayoría del país, muchas veces hundidas en pobreza extrema.


En medio de todo este panorama político, social y económico, el gobierno de la república, junto con sus representantes económicos, fungieron como sinodales y líderes en la creación de dos programas de inversión que después terminarían siendo las primeras (así llamadas) Bolsas de Valores nacionales. La primera, fundada el 31 de octubre de 1894 por Manuel Algara, economista mexicano y su grupo de partícipes. La Bolsa Nacional, con base en Calle Madero, fue seguida por otra entidad intitulada Bolsa de México, creada menos de un año después. Para finales de 1895, ambas
Bolsas se habían fusionado en una sola entidad económica.

Con el paso de la Revolución Mexicana, en medio de un país lleno de conflictos civiles, militares, sociales (y por supuesto) económicos, la sociedad mexicana comenzó a inclinarse por una producción nacional reforzada en la inversión interna, la creación de productos nacionales y el aumento por el rechazo hacia empresas, empresarios, inversionistas y productores internacionales, pues representaban para entonces, como símbolos, al gobierno lleno de corrupción bajo el que habían estado viviendo y se desechaba generalmente la compra de países que habían colaborado con el dictador que había gobernado por más de treinta años beneficiando sólo a un pequeño círculo de allegados (al final del mandato, en el primer decenio del siglo veinte, ni siquiera se impulsaba la inversión o el desarrollo económico para emprendedores nacionales , enfocándose más, dicho gobierno, en la expropiación de tierras para creación de Haciendas que después eran otorgadas a unos pocos cuantos productores, perjudicando enormemente la economía mexicana ) Desde el inicio de dichos movimientos revolucionarios , aproximadamente en 1899 hasta la consumación de las luchas revolucionarias a finales de 1923,la economía mexicana se vería enfrascada en una batalla cruenta y sumamente volátil, debilitando la moneda nacional , desestabilizando el comercio interno, depreciando el poder de los entonces actuales valores y creando un panorama socio-político en donde el dinero valía un día sí, un día no.

Al finalizar el periodo de luchas internas conocidos como Revolución Mexicana, el gobierno de México se encargó de buscar la estabilidad interna, la reestructuración social económica y política y la búsqueda de procederes efectivos para la propia estructuración de nuevos puentes económicos entre México y las economías emergentes del mundo, tales como Estados Unidos, Reino Unido, Francia y Alemania, por mencionar algunos.

Revisión

MILA

La Bolsa mexicana de valores forma parte del MILA (Mercado Integrado Latino americano) que integra las bolsas de valores de diferentes países latino americanos; Chile, Colombia, México y Perú.

Los tres fundadores fueron El Mercado de Valores de Lima, EL Mercado de Valores de Santiago y EL Mercado de Valores de Colombia. Dicha integración se debió a la creación (o mejor dicho, la búsqueda de creación) de un mercado unificado que proporcionara más estabilidad, más posibilidades de inversión y un grupo de procesos integrados de procedimientos que facilitarían el intercambio, venta y adquisición de acciones en el mercado de valores interno y externo para cada país
Con la creación de MILA hace siete años (Fundada en 2010) las economías involucradas se han vuelto más prósperas y efectivas a la hora de procesar el flujo de inversiones, superando con creces a la Bolsa de Brasil.

Los inversionistas que buscan participar en MILA pueden acceder a ella a través de un corredor de bolsa especializado en dicho proceso, que les dará acceso a la inversión en cualquiera de los tres países.

Desde 2014, La Bolsa Mexicana de Valores se volvió una de las potencias con más posibilidades dentro de MILA, retomando fuerza y confiabilidad de inversión como parte de una entidad más segura.

A inicios del nuevo milenio, en pleno siglo veintiuno , Citigroup se volvió una de las primeras compañías foráneas en comenzar la inversión completa dentro de la Bolsa Mexicana de Valores, razón por la cual se vería seguida por un sin número de entidades económicas

Desde 2003 se abrió la posibilidad para que inversionistas nacionales pudieran acceder a acciones internacionales externas desde dentro del país. Desde 2010 La bolsa Mexicana de Valores firmó una alianza con Chicago Mercantile Exchange facilitando las derivaciones financieras mexicanas al alcance de inversiones internacionales.

Estructura y operaciones.

En la actualidad, la Bolsa Mexicana de Valores es una entidad pública. Desde 2008, después de su IPO – Oferta Pública Inicial (Initial Public Offering por sus siglas en inglés) y sus acciones son negociadas en el mercado de valores de la misma bolsa. Dicha entidad opera bajo el hospicio de la Secretaría de Finanzas y Crédito Público. Antes de volverse pública, la BMV era propiedad de sus miembros, un grupo de bancos y firmas bursátiles.

Funciones

Entre las funciones que se listan dentro de la Bolsa Mexicana de Valores, están:

La Bolsa Mexicana de Valores

-Proporcionar, mantener a disposición del público y hacer de fácil acceso las informaciones
relativas a los valores inscritos dentro de la Bolsa Mexicana de Valores, así como información sobre emisores de dichos valores y las operaciones que en ella se realicen.

-Expedir y regular las normas que proporcionen estabilidad, equidad y funcionalidad a las transacciones efectuadas dentro de la BMV.

-Establecer locales y mecanismos que faciliten las relaciones de oferta ydemanda, títulos de crédito y otros documentos ingresados en el Registro Nacional de Valores.

 

Integrantes.

Las empresas más representativas que integran al grupo son:

MexDer.

Iniciando a operar a finales de 1998, esta empresa sirve como puente de contacto que conecta clientes compradores de instrumentos derivados en plataformas de negociación electrónica.

CCVs

Su principal función es actuar como contraparte central en las operaciones bursátiles efectuadas en la Bolsa Mexicana de Valores.

Asigna.

Fidecomiso de administración de pago. Encargado principalmente de actuar como garantía de todas las operaciones bursátiles que se llevan a cabo

Valmer.

Inversión de empresas multinacionales líderes a nivel mundial, se centra en mediciones y tiene a su cargo la estimación de riesgos.

 

La Bolsa Mexicana de Valores hacia el futuro.

Con el inicio del año, en 2017 y con el panorama socio-político actual, la Bolsa Mexicana de Valores ha quedado como un establecimiento en necesidad de renovación, profundización y expansión. La economía mexicana ha estado, por varias décadas, bajo el (así llamado) monopolio económico de dicha bolsa. Con el nuevo año, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público mexicana, ha comenzado una serie de revisiones y regulaciones bursátiles que permitirán la coexistencia de más de una casa bursátil en el país, avivando la economía a través de proporcionar nuevas opciones y expandir más aún la capacidad de ofrecimiento a inversión, la posibilidad de expansión y un nuevo método de ingresos bursátiles para los inversionistas nacionales y extranjeros considerando México como una fuente de producción de bienes. Esta serie de estatutos se verá controlada por la SHCP y buscará normativizar y evitar conflictos de intereses entre ambas bolsas (o incluso más Bolsas de ser necesario) y así proporcionar estabilidad a esta economía con tantas posibilidades de crecimiento,

Como hemos podido ver, la Bolsa Mexicana de Valores, representa un fuerte aliado en la producción de valores pasivos y activos para el inversionista avivado. Es una herramienta sumamente útil, promete crecimiento más aún durante los próximos años y, bien entendida, puede resultar en una fuerte adición al portafolio de cualquier inversionista inteligente dispuesto a expandir sus horizontes dentro y fuera de su país.

Course work tracker

Course 1
This is an example course complete with a back end certification and assessment system
Module 1 Example Module 1-
Example 1
Unit 1 Example Unit 1
Unit 2 Example Unit 2
Unit 3 Example Unit 3