Mi abuelo vivió durante la Gran Depresión. Una de sus enseñanzas, desde siempre, ha sido “los problemas son una oportunidad de mejora y cada oportunidad se crea, no se espera.” Las oportunidades se crean, no se esperan.
Para una persona que ha vivido a través de un cataclismo económico, los años a venir, las problemáticas de vida a venir, se miran con otros ojos. Este periodo, la gran depresión económica, fue un evento mundial (centralizado en Estados Unidos) donde muchas economías colapsaron, se desestabilizaron algunas otras y tantas más resultaron dañadas.

Un efecto importante de este tipo de cataclismos es que, las personas que vivieron este tipo de eventos tuvieron que buscar alternativas urgentes para satisfacer las necesidades más básicas; trabajo, alimentación, seguridad médica, entre otros.

Como resultado de esta búsqueda de alternativas, infinidad de inventos, creaciones, ingeniosidades y demás formas inteligentes de solucionar problemas salieron como fructificación resultante de esta complicación.  Para muchas personas, ante la necesidad de obtener cualquier de las mencionadas soluciones, buscando alternativas más accesibles, crearon paradigmas nuevos de solución a problemas que parecían más complejos, recetas fueron modificadas para suplir algunos ingredientes por otros más económicos o más accesibles, trabajos (mejor dicho, líneas de trabajo enteras) fueron modificados para poder seguir ofreciendo  oportunidades de producción y productividad, gobiernos enteros fueron reestructurados buscando mejorar la administración de los recursos.

Podemos aprender del pasado siempre. Como resultado de este evento, una vez dejado atrás, diferentes países re organizaron muchos paradigmas económicos diferentes en espera de que un suceso así no volviera a pasar.  Pero no sólo los gobiernos, también las personas, aprendieron, claro.

En 2008, con la recesión mundial en puerta, muchas personas, que ya conocían el paradigma de “oportunidades creadas” comenzaron a formar nuevas formas alternativas de ingresos y creación secundaria de riqueza. El paralelismo con la recesión de 1929 ayudó a mucha gente a comprender que, incluso cuando los mercados mundiales caen, las economías independientes, los mercados menores, las estructuras de intercambio y, en general, las negociaciones interpersonales pueden ser la respuesta en la búsqueda de, primero supervivencia, después, una creación alternativa de riqueza.

 

Economía de Compartir

Resultado de esta segunda mencionada recesión, durante 2008, pudimos ver un auge en el inicio e incremento de nuevas formas, formas alternativas, en que las personas con ciertos recursos o ventajas, pudieran buscar un beneficio de estas pocas pequeñas ventajas que tienen en mano.

La idea es sencilla: si yo tengo un beneficio A, que puede ser compartido/prestado/rentado, puedo usarlo como un beneficio secundario a mis ingresos, siempre y cuando no afecte el producto y pueda yo seguir siendo el propietario. El qué puede usarse como Beneficio A varía dependiendo la rama a la que se apunte a extraer beneficios. En realidad, no existen muchos límites para lo que puede ser considerado un beneficio explotable. Una casa, un cuarto, un departamento, un automóvil, el asiento de un automóvil, el servicio de viajar hacia un lado y compartir el viaje, llevar un paquete a su destino en el proceso, clases de algún idioma, hacer las compras del mes para alguien más, etcétera. Las posibilidades son infinitas. Al crear un ingreso extra a través de este tipo de paradigmas económicos, usted también puede tener dinero extra, sin mucho esfuerzo y con una muy mínima inversión si es que ya cuenta con el beneficio a la mano. ¿Cómo funcionan? Airbnb, CouchSurfing y Uber son ejemplos.

 

CouchSurfing
Comencemos por hablar sobre CouchSurfing. Esta red mundial, (mejor dicho, red social de alcance mundial) se basa en la idea de la economía de compartir: Intercambiar un servicio por otro u ofrecer un beneficio pro bono sin esperar retribución alguna.
CouchSurfing y su método son bastante simples: ofrecer un techo, un lugar seguro a algún viajero y conocer a alguien interesante a cambio. Con más de diez millones de usuarios en todo el mundo, esta red social ha servido de plataforma perfecta para los ideales de cierta parte de la población, ha creado lazos, ha iniciado relaciones, incluso, ha servido con el propósito de una red social, conectar seres humanos. Sin embargo, esta red social carece de algo que las otras demás en esta lista ofrecen, un beneficio económico resultante. Y no porque el contacto humano no tenga valor, por supuesto. Sino porque, aunque cumple con todo lo que promete y más, al final del día CS sólo es una red de interacción que podría haberse convertido en un igual de fructífero negocio, mencionando eso, pasemos a la red que sí usó esos mismos recursos y los transformó en un muy lucrativo ente independiente.

 

Airbnb
Este sitio comenzó de la misma manera que CS, un par de diseñadores tenían espacio extra en su departamento y decidieron rentárselo a un par de viajeros. Siendo este el mundo capitalista que es, esta pareja pudo ver una oportunidad en el servicio que estaban dando: Si el servicio es gratis, es humanitario, pero no es negociable ni reprochable. Si el mismo proceso se cobra se puede ofrecer un servicio de calidad a bajo costo y con resultados económicos muy positivos.

En este caso, el Beneficio A es un cuarto dentro de una casa, un departamento completo o incluso toda una casa.
Una persona, a cambio de cierta módica cantidad, ofrece su inmueble en alquiler a algún viajero, empresario o persona en general. El pago es dado de manera electrónica y, a cambio, el inquilino recibe la oportunidad de poder vivir en un nuevo espacio a cambio de su pago y, en ocasiones, convivir con otro ser humano y poder tener un vistazo a su vida común, a través de su hogar.

Otros varios ejemplos notables son Uber, Lyft, Turo, HopSkipDrive, Lift Hero, Split, LoveHomeSwap, OpenAirplane, 3D Hubs, TurningArt, Instacart, Sprig, DoorDash, Amazon Flex, Dolly, Handy, entre muchos otros.
Aquí, una breve explicación de cómo cada uno de estos proyectos emprendedores explotan una idea (y un beneficio) en favor de obtener un ingreso secundario constante y fácil.

 

Uber/Lyft
El servicio de taxi tradicional usando automóviles privados con chóferes independientes. El paradigma de trabajo es simple, se pide un servicio a través de su app y el precio es establecido dependiendo el tiempo de viaje, la distancia y la facilidad de acceso. Este par de redes de interconexión han probado ser una opción muy poderosa tanto para dueños de automóviles que buscan hacer un ingreso extra sólo con prestar su automóvil al chofer, conductores independientes que no necesitan adjuntarse a una empresa de taxi o que necesitan controlar sus horarios y, por supuesto, los más beneficiados son los clientes que reciben este servicio, con precios generalmente más económicos que lo de sus homólogos oficiales.

 

Turo
La misma idea de Uber un poco más libre. El servicio es rentar un automóvil completo en vez de un servicio de chofer.

 

HopSkipDrive
Servicio de Uber para padres ocupados, recogiendo niños de la escuela y llevándolos a casa.

 

LoveHomeSwap
Intercambiar casas con un viajero en vez de pagar por el servicio con dinero.

 

OpenAirplane
El servicio de Uber, en teoría, llevado un poco más allá. Aquí, los dueños de una nave aérea (generalmente aviones privados) ofrecen sus servicios como conductores organizando viajes masivos de ida y vuelta al mismo punto (no es transporte suplantación del sistema tradicional aéreo) ideal para novicios en la experiencia de volar.

 

3D Hubs
En este mundo moderno, donde la impresión en tres dimensiones se está volviendo cada vez más popular, hay personas que deciden invertir en una impresora 3D para después prestar sus servicios de impresión. Un nuevo giro al modelo tradicional de impresoras públicas.

 

Instacart

En este rubro, el beneficio a contratar es el de la persona en sí. Se contrata a trabajadores independientes para hacer una sola tarea, hacer las compras del mes para un contratista, que recibirá las compras en la puerta de su casa.

 

Sprig
El mismo modelo de Instacart con el giro moderno-juvenil que lo caracteriza. Hacer compras para otras personas, compras de comida orgánica exclusivamente.

 

DoorDash
Entrega de comida a domicilia desde diferentes restaurantes para elegir.

 

Amazon Flex
Con Solo un teléfono inteligente y un automóvil como herramientas, esta aplicación muestra el poder que representan en la actualidad tales formas de creación de ingresos. Amazon, el gigante multi nacional ha optado por ingresar en este mercado ofreciendo pequeños trabajos a estos empleados subcontratados con la única finalidad de entregar productos Amazon a la comodidad del hogar.

 

Dolly
Dolly es un servicio que contrata dos tipos de trabajadores. “Helpers” que mueven pequeños paquetes y cosas usando camiones propios, camionetas o automóviles, y “hands” que, sin tener automóvil propio, prestan sus servicios para levantar artículos de hasta 75 libras cada uno.

 

Como puede usted leer, las posibilidades para crear un ingreso secundario son sumamente fructíferas cuando se están bien administradas. Las opciones son casi infinitas, el mercado es nuevo por lo que está abierto a nuevos competidores participando y, lo mejor de todo, al ser un mercado relativamente nuevo, las oportunidades de modernizarlo, mejorarlo o crear incluso nuevos paradigmas de negocio están a la puerta del día.

La nueva ola de negocios ha llegado para quedarse y usted puede aprovecharla también, convirtiéndose en un emprendedor del Siglo XXI.

Course work tracker

Course 1
This is an example course complete with a back end certification and assessment system
Module 1 Example Module 1-
Example 1
Unit 1 Example Unit 1
Unit 2 Example Unit 2
Unit 3 Example Unit 3