¿Qué es un millonario?

En simples y llanas palabras podemos decir que un millonario es una persona cuya riqueza neta, asciende a más de seis cifras, es decir, millones. Si bien, técnicamente, con la inflación correspondiente a los últimos años, culturalmente hemos devaluado el término de la misma manera que se ha devaluado el valor monetario, socialmente sigue siendo aceptable el término para referirse a una persona cuya riqueza es grande, masiva, cuantiosa y fructífera. Ajustado a la inflación, en el siglo XXI, el término ha pasado, como mencionábamos, a devaluarse, pues, así como los millones de dólares valen mucho menos ahora que—digamos hace cuarenta años—también el término pierde poder adquisitivo, por decirlo así. En la nueva era, donde “los billones son los nuevos millones,” los “millonarios” pasan a ser suplantados por los “billonarios” como símbolo de poder adquisitivo y estatus social. Aun así, el término millonario puede seguir siendo usado como referente cultural sobre fortuna y, por este artículo, será nuestra base fundamental.

Comenzaremos por hablar un poco de historia, un personaje prominente que sirve muy ad hoc para nuestro tema.

John Jacob Astor fue un comerciante, inversionista y empresario alemán-americano. Nacido en Walldorf, Johann Jakob Astor, comenzó a crear sus ingresos trabajando con su familia en un negocio de construcción de pianos y flautas. Años después, mudándose a New York, considerando el negocio de carnes, terminó optando por la compra venta de pieles, de donde obtendría su primer gran ingreso constante. Gracias al así llamado “Jay Treaty” entre Estados Unidos y Gran Bretaña, pudo expandir enormemente su negocio por todo el país, Canadá, Londres y (con una serie de inversiones en té, menta y madera) China también.

Ante el embargo de 1807, sus negocios se vieron paralizados, por lo que busco crear una serie de filiales a lo largo de la parte norte continental. Con permiso del presidente Thomas Jefferson, Astor estableció la American Fur Company en 1808. Después, expandiendo esta compañía mencionada, creó filiales en Canadá (Con asociaciones canadienses) expandiendo enormemente su negocio, alternando en ocasiones con el tráfico de opio cuando tuvo problemas de comercio gracias a la guerra de 1812. Al establecer a su familia, comprando bienes raíces, descubrió también el potencial que significaban los bienes raíces y compró una gran cantidad de bienes raíces. John Jacob Astor fue el primer millonario establecido en Estados Unidos y uno de los pilares de la economía norteamericana durante su periodo.

Comenzamos usando este ejemplo pues, Astor, al igual que algunas cuantas personas durante su periodo, representa el epitome de lo que un millonario significa. (Más aún, un millonario creado de la nada). La fuerza de voluntad, el trabajo duro, la visión, entereza, férrea pelea, habilidad para los negocios y aptitudes visionarias son sólo algunos de los descriptivos que definen el nombre Astor desde inicios del Siglo diecinueve hasta la fecha, siendo visto Astor, como una de las personas más ricas de la historia.

Ser Rico

Ser rico, en realidad, es relativo, deberíamos aclarar. El sembrador que ha tenido buena cosecha puede considerarse rico a sí mismo. El pequeño empresario, comprador de semillas de toda la región, puede considerarse rico comparándolo con los sembradores minoritarios. El exportador multinacional de granos, puede parecer rico para los compradores de semillas regionales. Si bien no hay una definición clara de lo que es ser rico, podemos entender el paralelismo con la palabra millonario; aquella persona cuyas capacidades monetarias y de adquisición sobrepasan en demasía sus necesidades, gastos y márgenes de error.

Así como Astor, el millonario arquetipo cumple ciertas características comunes que le definen. Primero, llanamente, tiene poder adquisitivo y lo usa. Ya que generalmente cuando pensamos en millonario pensamos en un empresario exitoso, usaremos intercambiablemente estos términos en paralelo para el bien del artículo. También hay, claro, millonarios que no son empresarios, que han heredado sus fortunas y decidido no hacerlas trabajar sino meramente dejarlas funcionar solas. También, hay personas que por consecuencias sociales tales como ganarse la lotería también califican como millonarios, pero, por el bien del artículo, sopesaremos a partir del arquetipo del millonario que hace funcionar su dinero. Partiendo de esto, diríamos que un millonario es hábil administrador (no precisamente ahorrador siempre) sabe cuándo gastar y por qué, aun si es un gusto dicho gasto. Un millonario es feroz en luchar para, ya sea alcanzar la riqueza, mantenerla o expandirla de la misma forma. Un millonario tiene que ser visionario pues, aunque por el momento conoce el estado del mundo que lo rodea, son aquellos que (como Astor) pueden ver el potencial innato en alguna oportunidad los que no solo tienen fortunas, sino que las mantienen. Un millonario tiende a buscar más (y no por un negativo sentido de ambición desmedida necesariamente) pues, si bien por el momento cuentan con una cantidad grande de dinero, con el paso del tiempo es común que las economías terminen perdiendo el valor de la moneda gradualmente y, si se tiene un millón de dólares en 1890 y se tiene un millón de dólares en 1990, estamos hablando de dos paradigmas sociales y económicos completamente diferentes.

Cómo Ser Rico

En realidad, no hay una sola receta para convertirse en millonario, rico o con alto poder adquisitivo. Depende de su actitud hacia esta afirmación, puede entenderse de dos maneras. Puede parecer algo negativo el hecho de que no hay un formulario secreto para convertirse en millonario, pero, a la misma vez, el hecho de que no exista un instructivo común y simple muestra que las posibilidades para convertirse en uno son prácticamente infinitas. Astor con la industria de pieles y bienes raíces como visionario constructor. Bill Gates y Steve Jobs con el poder de una idea innovadora transformándose en un imperio de nuevas oportunidades, opciones y productos. John D Rockefeller con la apuesta por la extracción de materia prima, la más valiosa de su tiempo; el petróleo, y su administración empresarial. Andrew Carnegie también apostando por la materia prima, en su situación, el acero que fue utilizado a lo largo y ancho de Estados Unidos y el mundo, como materia pilar (sin broma intencionada) de la construcción en general. Incluso, magnates que no han tenido que administrar una compañía sino han aprendido el sistema de intercambios de beneficios que llamamos Mercado de Valores, siendo Warren Buffett el referente primigenio para este tipo de creación de riqueza.

Millonarios Hoy

El top de Forbes se ha vuelto un referente cultural para establecer la riqueza entre millonarios *y billonarios) y su lugar en el mundo en cuanto a la cantidad de sus riquezas. En 2016, las personas más ricas del mundo son:

  • Bill Gates, empresario fundador de Microsoft. Ideas y desarrollos tecnológicos.
  • Amancio Ortega. Empresario textil español.
  • Warren Bufett. Inverso y empresario estadounidense. Considerado uno de los más grandes accionistas del mundo.
  • Carlos Slim Helú. Empresario mexicano. Ha llegado a ser nombrado el hombre más rico del mundo en constantes ocasiones debido a su variado grupo de adquisiciones y su hábil manejo para el desarrollo empresarial.

Si bien hoy en día, los millonarios, billonarios del mundo se crean a veces de la noche a la mañana, en su gran mayoría son producto de años de trabajo arduo y constante determinación. En la era de la tecnología, donde la interacción humana se modifica y enriquece con nuevas formas y paradigmas no sólo de interacción interpersonal sino de creación de ingresos, trabajos y hasta estructuras económicas, podemos ver que hay un creciente número de nuevas opciones para volverse millonario como alguno de los listados anteriormente.

Mentes Millonarias

Una vez que hemos hablado del paradigma de la riqueza, una vez que hemos establecido algunos pilares históricos y ya después de establecer claros ejemplos de millonarios del pasado y actuales (así como el proceso de cómo obtuvieron sus riquezas) podremos extraer, por último, un par de lineamientos de los cuales podemos aprender, extraídos de los conocedores y practicantes de la técnica, para poder usarlos nosotros mismos y (¿por qué no?) buscar convertirse en un millonario también.

Astor nos da algunos ejemplos de estos comportamientos; trabajo incansable, búsqueda de nuevos panoramas, aventurarse a imaginar el futuro para aprovechar y crecer con el flujo del tiempo.

Gates y Jobs nos ofrecen un poco de esto y más; el conocer a su público tanto como a su competencia, crear panoramas competitivos dentro y fuera de su empresa, aprovechar los mercados existentes al máximo y, cuando esta opción se agota, crear nuevos mercados en donde ellos son líderes por antonomasia.

Buffett nos enseña el poder de la paciencia, el movimiento frío y calculado, el análisis inteligente de los procesos económicos como resultado de muchos años de estudiarlo, practicarlo y dominarlo al grado de entender cuáles son los nuevos procesos a venir e, incluso, crear nuevos panoramas de inversión para crear un beneficio comunal, hacia sus inversiones y hacia el mundo en general.

Mark Zuckerberg como emprendedor creador, ofreciendo una herramienta de comunicaciones que previamente no existía, creando un nuevo paradigma social del cual se podrá extraer después un completamente nuevo paradigma económico-monetario, con el poder de la información y las comunicaciones. Creando día con día un producto que se renueva a sí mismo y busca maximizar la experiencia del consumidor a la misma vez que maximiza la eficiencia de su herramienta como productor de ingresos económicos.

Los así llamados millonarios, han sido, son y serán seres humanos como cualquier otro. Solo hay una serie de diferencias que los apartan del público en general, siendo estas variadas, extensas, pero no muy complejas en realidad. Basta con tener un paradigma concreto, sostenerlo a cualquier manera durante el suficiente tiempo para que resulte benéfico y convertirlo en una fuente constante de ingresos. Si bien en la práctica no es tan fácil como en la teoría, volverse rico no es tan difícil como podría entenderse, una vez que se ha aprendido las formas, paradigmas, formas de desarrollo y formas de crecimiento necesarias.

Venda zapatos, compre pieles, trabaje en ese invento que tiene en su cabeza, mejore esa idea que busca sacar al mercado, invierta en ese nuevo negocio que promete tanto. La oportunidad de convertirse en millonario está a la vuelta de la esquina para aquellos que han dado el primer paso y desean continuar luchando.

 

Course work tracker

Course 1
This is an example course complete with a back end certification and assessment system
Module 1 Example Module 1-
Example 1
Unit 1 Example Unit 1
Unit 2 Example Unit 2
Unit 3 Example Unit 3