En el mundo de inversiones, un fondo mutuo de inversiones es una inversión comunal hecha por cierto número determinado de personas.

Comencemos por definir de manera breve lo que es una inversión:

De acuerdo con definiciones, inversión es la colocación estratégica de una cierta cantidad de capital en una operación, para apoyar un proyecto o alguna iniciativa empresarial, esperando que esta pequeña contribución termine resultando en ganancias tanto para el creador del proyecto como para el del inversionista (aquél que proporciona la inversión, claro). Esta inversión podrá , en teoría, significar la total recuperación del “gasto” inicial, así como de un largo proceso de retribuciones que serán otorgadas al inversionista durante ciertos periodos de tiempo establecidos.

Desglosando: Cuando una empresa, emprendedor o entidad económica (por ejemplo) requieren ciertos avances en su estructura (digamos, una expansión hacia otro país), esta empresa puede optar por tomar sus propios recursos y tomar este paso de expansión bajo su propio cargo, usando nada más que el dinero que tengan en arcas.  La otra opción son inversiones.

Inversión es un término genérico que puede referirse a un grupo variado de movimientos económicos; acciones, bonos bancarios, materias primas, bienes raíces, etc. Todos estos movimientos financieros tienen una cosa en común: inician con una pequeña contribución prometiendo regresar la aportación original aparte de ciertas ganancias continuas.

¿Cómo funciona? Para invertir en acciones, no hace falta mucho para entender cómo se rigen dichas transacciones. Un emprendedor inicia un proyecto, divide su empresa en un número real de partes que serán compradas temporalmente por un grupo de personas con el capital que necesito nuestro emprendedor. Cada parte de la empresa que será vendida, es llamada acción. Cada acción tiene un valor proporcional al tamaño en porcentaje que representa ante la empresa como total.

Cuando el proyecto de dicho emprendedor avanza y hace crecer la compañía, también crecerá el valor de las acciones de cada inversionista. Si la empresa vale más, las partes de las que está hecha, también valdrán más. 

Una desventaja de este tipo de inversiones es que, generalmente, los inversionistas son individuos independientes (con conocimientos profesionales o no sobre el tema) por lo que cada inversionista, si bien es responsable y administrador de sus ganancias propias, es también víctima de sus propias pérdidas cuando algún movimiento bursátil resulta mal ejecutado.

Existe un campo de trabajo teórico en donde los especialistas en economía compran, venden, intercambian o revenden valores (estos valores, son las acciones de una empresa, propiedad de algún inversionista). En este “campo teórico”/“mercado teórico”, los especialistas estudian los movimientos de dichas empresas, consideran cuáles tienen más posibilidades de crecimiento y cuáles ofrecen más riesgo de pérdidas que beneficios. En este mercado, se determina el destino de, desde una pequeña acción comprada individualmente, hasta las economías predominantes en el panorama mundial. A este mercado teórico se le llama bolsa de valores.

Tres entidades son quienes resultan beneficiados (al menos, de primera mano) al establecer una interacción en este mercado de valores. Las empresas al poder obtener, de este medio, las capacidades adquisitivas que necesitan para poder realizar sus proyectos (Re: al igual que nuestro emprendedor, al querer expandir su empresa).

Invirtiendo, Con Tiempo se aumenta el dinero.

El gobierno

Pues este, al igual que cualquier otra empresa, usa el mercado como medio de producción de ingresos, resultando en un grupo de programas de inversiones controlados que serán usados para obras públicas, planeaciones fuera de presupuesto o futuros planes de estructuración social.

El público

Pues es del público general (al menos en teoría) de donde el mundo bursátil puede obtener su fuerza. Si bien es posible que un empresario compre (digamos) un puñado de acciones de una empresa, 30% por decir un número, es mucho más común encontrar facciones económicas en donde el inversionista más común es el pequeño inversionista. Emprendedores de tiempo atrás que han ahorrado cierta cantidad y desean hacerla funcionar para sí mismos. Esta estrategia resulta, para algunas personas, como un buen método de disciplina para el ahorro.  Adultos retirados y pensionados suelen formar gran parte del porcentaje en dicha rama bursátil.

De este último beneficiario, proviene otra forma de inversión que resulta, para algunos, como la forma más atractiva de inversión.

Los Fondos de Inversión Mutuos

Fondos Mutuos.

Un fondo mutuo es una inversión colectiva. Esto quiere decir que toma la inversión de un grupo de individuos independientes y lo transforma en un conjunto de inversión masivo. Los participantes de dichas inversiones pueden ser entidades jurídicas o personas físicas por igual. Este tipo de inversiones es administrado por un grupo, una sociedad gestora responsable de su gestión y administración y por una Entidad Depositaria, que es encargada de cuidar el dinero y garantizar el proceso.

Una ventaja enorme que tienen dichos fondos de inversión contra las acciones de inversión independiente, es que son especialmente diseñados para que el “inversionista pequeño” pueda formar parte del mundo bursátil.

Existen tres tipos básicos de inversión en donde se puede invertir el dinero de dichos fondos mutuos.

Inmuebles o bienes raíces: Dinero (monedas nacionales y/o extranjeras, valores de cotización tales como bonos de banco).

Los inversionistas: Son quienes aportan la cantidad en especie a ser invertida. Las dos entidades regulatorias (Sociedad gerente-Sociedad depositaria) son las encargadas de, con conocimientos de especialistas en el campo, poder dar un rumbo favorable a dichas inversiones.

La sociedad gerente: La encargada de establecer las estrategias necesarias para que la inversión resulte como se ha planificado. Es la encargada de armar un proyecto de inversión que incluirá todos los ingresos provenientes de los inversionistas, el análisis de los mercados a tomar en cuenta, la toma de decisiones de inversión o retiro de ellas, administrar y contabilizar cada movimiento mínimo y las cuentas generales como un todo.

La sociedad Depositaria: La mano financiera del proyecto. Se encarga de la custodia del conjunto económico. Es su pertinencia el liquidar todas las operaciones de compra y venta, cobro de rentas, amortizaciones y dividendos provenientes de la inversión de los bienes a su disposición.

Debido a su desempeño, los fondos de inversión se pueden clasificar en dos grupos.

Fondos de Rendimiento Relativo y Fondos de Rendimiento Absoluto

Diseño de árbol de invirtiendo.

En los fondos de rendimiento relativo, los administradores saben desde el inicio en qué rubros y ramas serán invertidos los grupos de capitales que tienen a su disposición. Estos rubros pueden ser materias primas, bonos, acciones, etc. Para este tipo de inversión, también, se sabrá desde el inicio la zona geográfica en dónde se efectuará dicha transacción y si es que tales inversiones estarán enfocadas en algún sector en particular de la economía. Siendo estos, entre otros, materias, materiales, tecnologías, salud, etc.

Fondos de Rendimiento Absoluto: Al ser gestionados por corredores de bolsa, este tipo de rendimiento resulta en una entidad más orgánica, que busca ser más resistente a las perdidas. De inicio, no se sabe en qué tipo de inversión se centrará el dinero, pues al participar como alimentadores de conocimiento, estos corredores pueden invertir en todas las áreas en las que tienen experiencia o incluso crear nuevos caminos. Sus técnicas de inversión se basan más en la especulación empresarial (calcular por empiria y conocimiento del mercado más que por datos en tiempo real)

Se dividen en dos subgrupos de acuerdo a su interacción resultante. Fondos de gestión alternativa y Fondo de inversión libre.  El primero de estos, El Fondo de Gestión Alternativa es dedicado para particulares que buscan una muy alta rentabilidad (que es equilibrada con el mismo incremento de riesgo para los inversionistas, volviéndolo de menor consideración popular). El segundo de estos tipos de inversión, El Fondo de Inversión Libre no es dedicado a individuos independientes sino a entidades fiscales grandes.

Si bien, cuando un inversionista trabaja independientemente, tiene absoluto control de todas sus inversiones, también tiene la desventaja de afrontar los problemas que dichas inversiones conllevan, sin ningún tipo de ayuda. Cuando un inversionista independiente necesita ayuda, tiende a contratar un asesor financiero, que resulta en un gasto más para obtener un beneficio posterior. Esto deja a muchos inversionistas a la deriva, teniendo la cantidad de dinero necesaria, las inversiones correctas, y aun así fallando o perdiendo dinero debido a la apta administración de sus bienes invertidos.

Cuando una persona participa dentro de un fondo de inversión, está compartiendo la responsabilidad junto con un inversionista más (o un grupo de inversionistas). Al estar administrados por dos equipos especializados en el tema, los fondos de inversión tienden a ser preferidos por una cantidad cada vez mayor de nuevos inversionistas que no necesitan estar al pendiente de todos los procederes relacionados con tal administración. Estos inversionistas se convierten pasivos. Es decir, su responsabilidad es proporcionar su capital como inicio, delegando a los administradores (Sociedad Gerente y Sociedad Depositaria) el peso de la correcta planeación, estructuración y aplicación de las formas a invertir.

Para algunas personas, la independencia de controlar sus inversiones puede ser la respuesta a sus necesidades, ya que también podrán soportar el peso de las decisiones necesarias para un buen devenir en sus inversiones.

Para algunas otras, la idea de un conjunto de inversiones, administrada por alguien cuyo trabajo ya es hacer que la inversión funcione (al menos en teoría) y resulte en altas retribuciones para todos los aportadores (al igual que para las sociedades administradoras) es la mejor opción. La decisión depende de lo que cada inversionista busque, independencia o asesoría implícita en su inversión.

Course work tracker

Course 1
This is an example course complete with a back end certification and assessment system
Module 1 Example Module 1-
Example 1
Unit 1 Example Unit 1
Unit 2 Example Unit 2
Unit 3 Example Unit 3